Revista El Pato - Agosto 2014
Pesca Serrana

Tucunarés explosivos en el Amazonas brasilero

Texto: Mario D´andrea
Fotos: Darío Traffano

Estiré la línea y traté de ajustar los tiros lo más cerca posible de los palos. Sin tener la respuesta esperada, rápidamente cambiamos de lugar. Esta vez era una barranca, repetí la operación y, mientras sacaba más línea, la mosca profundizó un poco más de la cuenta y, en el momento en que la traccioné, sentí el golpe seco del pez. ¡Mi primer ataque de un Tucunaré!

Una experiencia inolvidable en Manaos, Brasil. Todas las recomendaciones para lograr una pesca exitosa.

Después de casi 2 horas de vuelo desde San Pablo pudimos ver entre las nubes la gran selva Amazónica. Es imposible no emocionarse con ese verde intenso, marcado en diferentes relieves, y una infinidad de cursos de agua que dibujan una gran telaraña que nos hacía imaginar lo que estábamos por vivir. Pero nada se compara con la imagen desde el avión cuando se aproxima a la ciudad de Manaus, donde se ve claramente el famoso “encuentro de las aguas” del río Sulimoes y el río Negro, nacimiento del mismo Amazonas. Muchas veces lo había visto en documentales, pero en esta oportunidad mis propios ojos eran testigos de un curso en el cual minutos más tarde estaría surcando.

Manaos

Al llegar, el calor de Manaos nos indicó rápidamente la aproximación de la ciudad con el Ecuador, con 38º C de temperatura. Ruy nos estaba esperando junto con el grupo de amigos que viajaron desde Santa Fe y que también serían protagonistas de esta aventura. Rápidamente cargamos todo en un transfer y nos dirigimos al muelle donde el Maruaga estaba listo para zarpar.

Ya en el barco fuimos agasajados con un cóctel de bienvenidas y, por supuesto, con caipiriñas para todos. Entre los saludos conocí a Valdir, nuestro anfitrión en el barco, que me explicó lo que íbamos a hacer en los próximos 6 días.

Debido a una crecida histórica en la cuenca del Amazonas, con 23 metros por encima del nivel promedio, tendríamos que navegar un poco más de la cuenta. Por este motivo, a las 30 horas de navegación la haríamos en dos etapas: la primera, hasta llegar a Foz de Canoma, donde el barco se reabastecería, y luego seguir viaje en busca del Río Sucurundí, donde el nivel del agua ya estaba en condiciones normales, y era en ese curso donde desarrollaríamos la pesca.

El momento esperado

Después de navegar casi dos días llegó la hora de la verdad. Nos levantamos bien temprano, cerca de las 5:30 para desayunar y embarcarnos en las lanchas. Teníamos que navegar hasta una aldea para “solicitar permiso” para pescar en esa zona. Mientras navegábamos recordaba los consejos de Ariel, de buscar al tucunaré entre los palos, y cada centímetro de este río tenía lugares ideales para esta pesca.

Los minutos no pasaban más, hasta que llegamos a la aldea, donde nos recibió un aborigen que estaba con su familia y nos invitó a pasar. Era todo increíble para mí, estar en medio del Amazonas en una aldea nativa, rodeado de un paisaje increíble, parecía un sueño.

Si bien uno en su casa tiene todas las comodidades modernas, sentí una sana envidia de ver a estas personas con la felicidad que nos recibieron y la forma en que viven, ya que no les falta nada, la naturaleza les provee con creces lo que necesitan.

Ya con el permiso, fuimos en busca de la pesca. Cuando Bla-Bla paró la lancha, y veo que baja el motor eléctrico, mis manos empezaron a transpirar. Parece mentira, toda una vida dedicada a la pesca y aún así hay momentos que me superan. Sin dudas, estaba viviendo una de las experiencias más impactantes para un pescador deportivo.

Estiré la línea y traté de ajustar los tiros lo más cerca posible de los palos. Sin tener la respuesta esperada, rápidamente cambiamos de lugar. Esta vez era una barranca, repetí la operación y, mientras sacaba más línea, la mosca profundizó un poco más de la cuenta y, en el momento en que la traccioné, siento el golpe seco del pez. ¡Mi primer ataque de un Tucunaré! Si bien no era grande, era mi primer pez del Amazonas, a pesar de los consejos de Ariel, de no gritar delante de las cámaras, fue inevitable hacerlo y bien valió un sapucai “correntino”. Tras unas fotos lo devolvimos rápidamente al agua para salir en busca de los más grandes.

Mientras recorríamos la costa, Luis y Daniel, que venían en la otra lancha, dan el segundo grito de alegría. Luis tenía su primer trofeo: un hermoso tucunaré azú de algo más de dos kilos. La belleza de este pez es increíble y, por supuesto, también lo retratamos en unas cuantas fotos.

Apenas en una hora ya teníamos muestra de lo que sería la aventura del Amazonas. El resto del día transcurrió con un par de capturas más, pero nada significativas, por lo que el capitán propuso navegar aguas arribas en busca de mejor pique.

Equipos recomendados para la pesca en el Amazonas

Equipos de mosca: Si consideramos la potencia de los peces, sobre todo del tucunaré, que es el pez emblemático de este río, lo adecuado es trabajar con varas potentes y de acción rápida tipo Nº 8 saltwater , el reel debe albergar una reserva de no menos 150 yds. de 30lb. y las líneas intermedia y flote son las más utilizadas, siempre hablando de líneas saltwater por el rango de temperatura. El leader también es un punto a tener en cuenta. En esta oportunidad opté por un fluorocarbono de 30lb. lo que me permitía tirar moscas grandes sin que se caiga la mosca durante el lance. Además hay que tener en cuenta que, por lo general, los piques se suceden entre palos, por lo que es vital que el tipet soporte el ataque.

También se puede utilizar una caña más baja, pero no menos de una 6, considerando el riesgo de toparnos con algunos peces que pueden superar los 7 kilos. Las moscas utilizadas fueron streamer generosos, montados sobre 4/0 y 6/0, ya que estos peces tienen una boca muy grande y resulta más fácil cuando utilizamos un anzuelo importante. Los colores más rendidores fueron el blanco combinado con charteuse y rojo, y como detalle, pintadas con fibra indeleble negra.

Equipos de bait casting: en este caso utilizamos varas de 17-25 lb. en un largo de 7' y 6' que se adaptaron a esta pesca perfectamente, ya que se necesita mejor precisión que distancia. Con reel huevito cargado con multifilamento de 40lb., si bien parece una exageración facilita mucho el control del lanzamiento y, por otro lado, nos permite sostener el pez en el momento del pique. En cuanto al leader, también utilizamos flurocarbono de 40 lb. para evitar el corte en los roce con lo palos. Los señuelos utilizados fueron de media agua y superficie donde se destacaron los, spinners bait de Alfer´s, walking, bomber, NG de hélice, paseantes, popper's entre otros.

<< Volver a Pesca Relevamiento
Protagonistas

+ Notas

Caza - Relevamiento

Las últimas plumas de la temporada

Último fin de semana de la temporada de caza. ¿A dónde vamos?

Pesca - Relevamiento

PRIMAVERA PINTADA Y DORADA EN EMPEDRADO

Lentamente el invierno, que no fue tan crudo como se esperaba, le va dando lugar a los días más templados, con un sol cálido que tiñe nuestros ríos...

Pesca - Relevamiento

Para aprovechar el viajecito…a EL CALAFATE

Cada vez son más los turistas que visitan El Calafate para conocer sus glaciares y que, obsesión mediante, aprovechan para también para pescar.

Pesca - Relevamiento

ENTRE LA PAZ Y LOS DORADOS

La creciente marcaba su presencia en el puerto paceño. Hileras de camalotes surcaban el Paraná indicando que el pico estaba acariciando las costas de la ciudad de La Paz.

Náutica - Presentación

REGNICOLI 630 OPEN

Esperada por muchos durante años, Regnicoli sacó a la luz la nueva Regnicoli 630 Open con parabrisas curvo.